NY Cheesecake, el nuevo competidor de mi postre favorito

NY Cheesecake

Hace ya bastante tiempo os comenté que mi postre favorito era el Käsekuchen, o mejor dicho, mi versión de la tarta de queso alemana. Pues hace poco hice por primera vez un NY Cheesecake. Había oído mil y una cosa sobre ellos, y ninguna mala… ¡ahora entiendo por qué! Es una tarta suave, esponjosa, nada pesada, es… ¡perfecta! Normalmente se decora con mermelada de grosellas o similar por encima, pero yo no tenía muchas ganas y usé mermelada de fresa que tenía por casa. Y oye… nadie se quejó! Hubo quien hasta repitió, y no quedó ni un resto, lo cual se supone que es bueno… porque la tarta ha gustado, pero en realidad es malo… ¡porque no te queda para mañana! En fin, que la receta salió del libro de Alma Obregón, Objetivo: tarta perfecta, que podéis comprar aquí. Yo lo tengo firmado, que fui a la presentación/demostración en Barcelona!!! 🙂 Bueno… ¡vamos a por la receta!

NY Cheesecake

Receta NY Cheesecake (del libro “Objetivo: tarta perfecta”, de Alma Obregón)

Ingredientes

*Para la base:

170 gramos de galletas Digestive

45 gramos de azúcar

95 gramos de mantequilla sin sal

*Para el relleno:

800 gramos de queso crema (estilo Philadelphia)

160 gramos de azúcar

2 cucharadas de harina

4 huevos M

65 ml de nata de montar

1 cucharadita de esencia de vainilla

Mermelada al gusto, para poner encima de la tarta

Preparación

Para la base solo tenemos que triturar la galleta y añadir el azúcar y la mantequilla (a punto pomada). Mezclar bien y poner en la base del molde que vayamos a usar. Lo dejamos en la nevera hasta que hayamos terminado con el relleno. Ahora vamos a por la crema, o sea el relleno.

  1. Batimos el queso con el azúcar y la harina hasta que esté bien integrado.
  2. Incorporamos los huevos, uno a uno.
  3. Añadimos la nata y la vainilla.
  4. Mezclamos y rellenamos el molde que teníamos en la nevera.
  5. Horneamos durante 18 minutos a 180º y, a continuación y sin parar el horno ni sacar la tarta (ni abrir el horno!) horneamos a 120º durante 60-70 minutos.
  6. Dejamos enfriar y, cuando esté a temperatura ambiente, pasamos un cuchillo por los bordes y la metemos en la nevera durante 6 horas, o de un día para otro.
  7. Cuando la vayamos a servir, ponemos mermelada por encima, y… ¡a comer!

Os aseguro que se convertirá en una de vuestras tartas favoritas, ¡prometido!

Gracias y… have a sweet day! 🙂

Zaida

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Meritxell M dice:

    vaya pinta vaya pinta!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s