Tarta Sacher… ¡chocolate a tope para la operación post-navideña!

¡Qué ganas tenía de volver a publicar! Llevo días intentando publicar esta receta, y por una cosa u otra no había manera…
Esta tarta la hice para la cena de Fin de año con mis amigos, y la repetí para Año Nuevo con la familia. Ya la había hecho en otra ocasión para un cumpleaños, pero no duró entera para poderle hacer la sesión de fotos… Os aseguro que está deliciosa y, aunque nunca he estado en Viena (de momento), y no he podido probar la original (de momento), me parece que la receta está muy lograda.

Para los que no estáis familiarizados con esta tarta, os diré que proviene de Viena, y la “inventó” el pastelero Franz Sacher en el año 1832. Al parecer, el príncipe Klemens von Metternich quiso deleitar a sus invitados con este postre, y fue un éxito. No fue hasta años más tarde que el hijo del pastelero, Eduard Sacher, la perfeccionó y popularizó en Viena. Muchos años después, hoy día, todavía se puede degustar esta maravillosa tarta en el Hotel Sacher de Viena. Si queréis saber más sobre la historia podéis seguir este enlace.
A grandes rasgos, la tarta Sacher es un postre compuesto por dos bizcochos de chocolate, relleno de mermelada de albaricoque y cubierto por un ganaché de chocolate delicioso. Yo busqué y busqué recetas, y me decanté por una de un blog que no conocía llamado Mercado Calabajío, os lo recomiendo. La tarta salió buenísima y gustó mucho (especialmente a mi XD), ¿os aparece probarlo?

Receta tarta Sacher (de Mercado Calabajío)

Ingredientes (para un molde de entre 26 y 32 cm)

120 gr. de almendra
100 gr. de harina
100 gr. de azúcar glas
100 gr. de azúcar normal
100 gr. de mantequilla
6 huevos
150 gr. de chocolate al 70% (como mínimo)
10 gr. de levadura química
dos pizcas de sal
2 cucharaditas de vainilla azucarada
Mermelada de albaricoque (cantidad al gusto)

Para la cobertura:
250 gr. de chocolate al 70%
250 gr. de nata para montar (35% de MG, materia grasa)
50 gr. de mantequilla


Preparación

  1. Ponemos a derretir los 150 gr. de chocolate al baño maría o en el microondas.
  2. Tostaremos un poco las almendras en el horno, a 150º hasta que doren, si os pasáis amargarán. También se puede moler la almendra en crudo, también queda muy bien.
  3. Mientras se doran las almendras, mezclamos el azúcar glas y la mantequilla a temperatura ambiente con la batidora de varillas.
  4. Una vez doradas las almendras, o directamente en crudo si decidís no tostarlas, las reducimos a polvo en una batidora y reservamos.
  5. Continuamos con la masa, añadimos el chocolate fundido (ya templado) y a batir de nuevo.
  6. Separamos las claras de las yemas. Añadimos las yemas una a una, batiendo cada una de ellas hasta que esté bien integrada. Las claras las reservamos.
  7. Montamos las claras con el azúcar normal con ayuda de unas varillas eléctricas o similar. Las batimos unos 5-6 minutos a velocidad alta, cuando estaban a medio montar, añadimos el azúcar y batimos 1-2 minutos a velocidad un poco más alta.
  8. Echamos la vainilla en polvo y las almendras, y mezclamos todo a velocidad media.
  9. Ahora incorporamos las claras, las vamos echando poco a poco, removiendo la mezcla con una lengua de cocina y con movimientos envolventes de abajo a arriba. Intentar que no queden grumos de clara, y no ses ocurra batirla, perderéis volumen.
  10. Mezclamos la levadura con la harina y la sal, y la tamizamos sobre la mezcla, incorporándola poco a poco, como hemos hecho con las claras.
  11. Untamos el molde con mantequilla y harina o Bake Easy! para que no se adhiera el bizcocho, echamos la masa en el molde, y lo dejamos reposar lo que tarda en calentarse el horno a 150º para que se asiente bien la mezcla.
  12. Dejamos en el horno más o menos 1 hora. No abráis el horno hasta transcurridos los primeros 45 minutos. Después de ese tiempo, podéis pinchar el bizcocho para ver si está bien hecho por dentro.
  13. Lo dejamos enfriar unos 10 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar por completo en una rejilla, dando la vuelta al bizcocho.
  14. Una vez fría, cortamos la tarta por la mitad longitudinalmente. Ponemos la mermelada y cerramos el bizcocho.
Ahora preparamos la cobertura:
  1. Ponemos la nata a hervir, cuando esté hirviendo, retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado.
  2. Removemos con las varillas. Cuando el chocolate se haya fundido y esté bien integrado, añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y removemos de nuevo.
  3. Dejamos enfriar un poco antes de utilizarla.
¡Y solamente falta montarla! Ponemos el bizcocho encima de la rejilla, con un papel debajo para no manchar, y vamos poniendo la cobertura con mucho cuidado, dejando que ella misma se vaya esparciendo. Dejamos que se temple y lo ponemos en la nevera durante una media hora.
Con la cobertura que nos ha sobrado, utilizamos una manga pastelera desechable y una boquilla fina, la rellenamos con la coberura y escribimos “Sacher” encima. De esta forma:
Et voilà! Ya la tenemos. Espero que os animéis a hacerla. Tiene trabajillo, no lo voy a negar, pero está buenísima 🙂
Muchas gracias y… have a sweet day! 🙂
* Zaida
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ¡Hola, Zaida! Me quedo como seguidora en tu blog y, como me gusta mucho lo que haces, te concedo el premio Best Blog. ¡Felicidades! Si quieres, te puedes pasar a recogerlo por mi blog "A mí no me gusta cocinar" http://aminomegustacocinar.blogspot.com.es/Besitos

  2. Muchas gracias Carmen! Me alegra que te guste el blog, ¡bienvenida! Me paso por tu blog, un abrazo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s