Paso a Paso: Casita de jengibre

No soy nada paciente, nada. No es un secreto, pero lo primero es admitir el problema ¿no? Empecé a hacer esta casita de jengibre el lunes y hasta el pasado jueves no la terminé… y hasta hoy no he podido hacerle la sesión de fotos! No me quejo, porque aunque me ha dado varios quebraderos de cabeza, me lo he pasado genial y estoy contenta con el resultado -a pesar de los errores-, sino no os la estaría presentando… ¡y si no que se lo digan a más de un fail que se ha quedado por el camino!
La preparación de mi casita empezó buscando la receta idónea, pero no fue tarea difícil. La que os enseño hoy está extraída de Pequerecetas, la podéis ver aquí. Para mi gusto, tiene la proporción perfecta de canela y jengibre, tiene un sabor buenísimo… y más si la “combináis” con un buen té. Que no solo es la decoración, ¿o no? 😉

Luego llegó la pregunta clave: “¿Y cómo hago yo las piezas que necesito para mi casita? No tengo ningún molde ni ningún corta galleta que se le parezca!” Total, que me puse manos a la obra e hice las plantillas a la medida que me pareció, ¡de ahí que me faltara masa primero y me sobrara después! Os pongo el cómo hacer las plantillas y las medidas después de la receta y antes del montaje de la casita! Paso a paso, que la de hoy no es una tarea fácil 🙂 Por cierto, que con las medidas originales (las que os pongo aquí) son las que necesitaréis, y puede ser que os sobre un poquitín para hacer una chimenea para vuestra casa, un árbol, un habitante, o lo que prefiráis 🙂


Receta para 1 casita de jengibre

Ingredientes

1/2 taza de azúcar moreno
125 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
2 yemas de huevo (tamaño M)
2 1/2 tazas de harina
3/4 cucharadita de bicarbonato de soda
2 cucharadita de jengibre molido (de las de café)
1 cucharadita de canela (de las de café)
3 cucharadas de sirope (de las de postre)


Preparación

1. Poner la harina en un bol
2. Añadir el bicarbonato
3. Agregar el jengibre
4. Incorporar la canela en polvo
5. Mezclar bien todos los ingredientes secos y reservar
6. En otro bol, poner la mantequilla a temperatura ambiente
7. Ablandar la mantequilla hasta dejarla en textura de pomada
8. Incorporar el azúcar moreno
9. Mezclar los ingredientes y batirlos 1 minuto
10. Añadir las yemas de huevo, una a una. No incorporar la segunda hasta que la primera no esté completamente integrada
11. Cuando la masa esté homogénea, añadir los ingredientes secos (previamente reservados)
12. Mezclar bien con la ayuda de una espátula hasta que podáis amasar con las manos
13. Amasar y amasar hasta que consigáis una masa como la de la imagen. Que podáis tocarla y no se os pegue en los dedos. Os podéis ayudar añadiendo un poco más de harina. Dejar reposar en el frigorífico -bien tapada con un film- durante una media hora
14. Una vez la masa esté fría, se os hará más fácil estirarla con un rodillo. Para que tenga el grosos adecuado (entre 0,5 – 1cm) podéis ayudaros de un rodillo con regulador o simplemente con dos listones: uno a cada lado, como en la foto
15. Una vez estirada la masa, la dejamos reposar de nuevo en el frigorífico, esta vez durante unas 2-3 horas. Evitará que al cortarla pierda la forma, del mismo modo que no se deformará al hornearla
Y ahora necesitamos las plantillas! Allá vamos, ¿os gustan las manualidades? 😉

* Crear las plantillas para nuestra casita


Necesitaremos:
  • Cartulina o cartón (¡que estén completamente limpias y no se hayan podido contaminar con nada!)
  • Regla (preferible escuadra y cartabón)
  • Lápiz
  • Tijeras o cúter
Para crear nuestras propias plantillas necesitaremos armarnos de paciencia, porque antes de ponernos con las manos en la masa deberemos haber empezado un tiempo antes. Si seguís el PAP se hará muy sencillo:
  1. En una cartulina o cartón marcamos con un lápiz las 3 plantillas que necesitamos. Si nos ayudamos de una escuadra y un cartabón quedará perfecto:
  • 1 plantilla rectangular de 10×18 para las piezas del techo (haremos dos galletas de esta medida)
  • 1 plantilla rectangular de 10×16 para las paredes laterales (haremos dos galletas de esta medida)
  • 1 plantilla cuadrada de 10×10* para los dos muros frontales (haremos dos galletas de esta medida)
  • 1 plantilla triangular de 10cm de base y 6cm de alto* para cumplimentar el cuadrado del muro frontal (haremos dos galletas de esta medida)
* Si os es más sencillo, en vez de hacer un cuadrado y un triángulo por separado (que será horrible para juntar las piezas en vertical más tarde), podéis unir las plantillas (o hacer una sola) con la forma del cuadrado unida por la parte superior con la del triángulo isósceles.
 
Una vez tengamos las plantillas ya podemos coger la masa, estirada y fría, y podemos empezar a cortar las piezas de la casa con la ayuda de un cuchillo o similar. Es importante que lo hagamos lo más perfecto posible, con cuidado y paciencia. 

Seguimos con el PAP! 🙂

16. Colocar la plantilla encima de la masa estirada y fría
17. Cortar la masa siguiendo los cortes, con una cuchillo, con un corta pizzas o similar
18. Éste es el resultado… ahora a hacer lo mismo con el resto de piezas!
19. Cuando tengamos todas las piezas preparadas, las ponemos en una bandeja con papel anti adherente para horno. Horneamos a 180º durante aproximadamente 10 minutos (aunque depende del horno, el punto perfecto es cuando se empiecen a dorar)
El resultado debe ser como el de la imagen. Con cuidado, las ponemos encima de una rejilla y las dejamos enfriar por completo.
Ahora ya podéis unir las piezas! Ésta es la parte más delicada y compleja, así que atentos y paciencia!
Para unir las paredes, deberemos preparar glasa real o un poco de sirope de caramelo. Por experiencia, os recomiendo la primera, así que allá vamos.


Receta glasa real
Ingredientes

2 claras de huevo grande
3 tazas de azúcar glass
 


Preparación

1. Separar las claras de huevo de las yemas
2. Montar las claras de huevo a punto de nieve
3. Agregar el azúcar glass
4. Batir hasta que resulte una mezcla homogénea
5. Es opcional (aunque recomendable) añadir un chorrito de zumo de limón
Una vez tengamos lista la glasa real, ya podemos empezar a unir las piezas de la casa. Ponemos la glasa con una boquilla redonda en una manga pastelera y… a unir piezas!
Debemos ir dejando tiempo de secado para que no se nos desmorone una pared cuando queramos poner la otra. Cuando estén todas las piezas colocadas… ya podemos decorar nuestra casita.
Las posibilidades son infinitas, ¡imaginación al poder! 🙂
 
Y hasta aquí! Si os animáis a hacer una… ¡enviadme las fotos que me haría mucha ilusión! Gracias y… have a sweet day! 🙂
 
* Zaida.
Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Idea muy original, el esfuerzo y dedicación son muy evidentes viendo este resultado! EnhorabuenaA ver si saco tiempo y me animo! Ya te pediré consejitos 😛

  2. Muchas gracias!!! Creo que estaré tiempo sin hacer algo parecido jaja. Anímate, es súper diverido! :)Besines 🙂

  3. franpazir dice:

    Que curre de casa!!!! ahora entiendo el esfuerzo de los arquitectos e ingenieros, felicidades!!!

  4. Muchas gracias! Me ha dado tanto trabajo que la he indultado y ahora forma parte de la decoración navideña… XD

  5. Carmen dice:

    T'ha quedat una casa molt xula!!!!!!! mira que encara no he fet cap i aquest any estic veient a molts llocs, a veure si m'animo i la faig.Petonets

  6. Moltes gràcies! Segur que et queda moníssima si t'animes, una abraçada! 🙂

  7. luz maria martines dice:

    muy bonito la esplicasion me encanto gracias x la ayuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s