¿Puede una feria de repostería ser dulce y amarga a la vez? La respuesta es SÍ: BCN&CAKE

Hace unos meses me enteré de que se iba a celebrar en Barcelona una feria de repostería creativa, la primera edición de la BCN&CAKE. En ese momento mi corazón dio un brinco… ¡si, por fin! Me había quedado con las ganas de visitar Exportarta y el Sugar09, ambas en Madrid, precisamente por eso, por celebrarse en Madrid. Pero viviendo en Reus y visitando Barcelona cada semana o cada dos semanas, ¡no me lo podía perder! Así que con toda la ilusión he esperado ansiosa a que llegara el fin de semana que justo dejamos atrás…
Os aseguro que nunca, ni en el mejor de mis sueños, hubiera imaginado la increíble acogida que ha conseguido la feria más dulce de la ciudad condal. Y, visto lo visto, parece que tampoco lo vieron (o no lo quisieron ver) los “organizadores” del evento. A estas alturas, y teniendo en cuenta la que se lió, no sé ni por dónde empezar, así que os voy a hacer un resumen.
Me levanté a las 5:15 de la mañana para coger un tren con destino a Barcelona y llegar con tiempo de sobras para ir tranquila. Cuando finalmente llegué a la Fira, que abría a las 10, ya había una cola alucinante (según he leído, ¡había gente esperando desde las 6 de la mañana!). Kilómetros de cola, una verdadera locura. Muy optimista me puse en la cola (cuando conseguí saber dónde estaba el fin, ya que el caos era espantoso). Esperé y esperé, escuchando rumores de todo tipo. El aforo se había llenado a la hora de haber abierto la feria, y tan sólo se podía entrar según la gente que iba saliendo… Los “organizadores” parece que vendieron más de 8000 entradas, cuando el aforo es de un máximo de 2000 personas. Pensaron que no iba a entrar todo el personal de golpe, pero claro… si hay demostraciones gratuitas, ¡todo el mundo va a querer ir a esas demostraciones! Tras más de 3 horas de espera, la llegada y actuación de los Mossos d’Esquadra, las avalanchas de gente en la entrada,… decidí irme. Más tarde me enteré que para los que se quedaron no fue su decisión, ya que los propios Mossos les “invitaron gentilmente a que abandonaran el lugar”. Una vergüenza, con todas las letras.
Si mi indignación y rabia ya fueron considerables, imaginad la de aquellas personas que venían desde la otra punta de la Península, desde Madrid, ¡o incluso desde las Canarias! A los que no lograron entrar les devolverán el importe de la entrada ¡faltaría más! pero… ¿y el de los vuelos, el hotel, las dietas? Me parece inconcebible que se permita que sigan ocurriendo cosas así, jugando con la ilusión y el dinero de la gente.
Por suerte para mí, volví a última hora de la tarde y conseguí, no sólo entrar, sino verlo todo fantásticamente bien! Compré cositas y lo mejor de todo, y por lo que al final me quedé con un buen sabor de boca pese a todo: conseguí conocer a la maravillosa Alma Obregón!!! ¡Sí! Muchos/as la conoceréis como “la chica de Objetivo: cupcake perfecto“, el blog más bonito, generoso y amable de la red. De hecho, mi obsesión por los cupcakes me la ha contagiado Alma con sus inmejorables posts… así que ella es la culpable XD Llevaba como mil horas allí metida, había hecho demostración, taller de decoración de cupcakes… ¡y a las 19:30 de la tarde todavía tenía una sonrisa en la cara para firmar y firmar libros, hacerse fotos y ser súper simpática con todos! Conocí a sus padres, unas personas admirables, con una cara de satisfacción que lo decía todo… ¡no me extraña con esa niña! En fin, que después de todo me di cuenta que pese al madrugón, la cola de 3 horas, y haberme perdido las demostraciones de la feria… ¡había valido la pena! Tengo en mi poder el libro de Alma firmado 🙂 Y cositas monísimas que utilizaré para los siguientes posts.
Aquí os dejo las fotos con Alma y su libro firmado 🙂

¿Mi opinión sobre BCN&CAKE? Dejando de lado todo lo que ya he comentado: mucho arte, todo precioso. Había creaciones absolutamente impresionantes, yo me quedé boquiabierta. Eso sí, para mi gusto había exceso de fondant! No es que no me guste, está muy bien para decorar y hacer verdaderas obras de arte. Ahora, para comerlo… a mí no me convence XD De todos modos, prácticamente todo el contenido de la feria era sobre fondant. Eché de menos tartas cubiertas con buttercream o chocolate, más cositas “naturales” y muchos más cupcakes… claro que es posible que cuando yo llegué ya se habían agotado! Otra cosa que no me acabó de convencer era el contenido de muchos de los stands: está claro que si las fechas navideñas están cerca, tiene que haber cosas con motivo navideño, pero para mí, había demasiada cosa de Navidad. Y bueno, no me gusta, pero eso es mi opinión XD

De las mil fotos que hice en una hora, he hecho una selección de mis favoritas, para que veáis que no me invento el arte que había allí, sino que me quedo corta! Espero que el año que viene funcione mejor y pueda hacer algún taller.
Gracias y… have a sweet day! 🙂
* Zaida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s