Los clásicos siempre triunfan: magdalenas tradicionales

 

Hoy ha sido el día “D”. El día de estrenar mi precioso molde para bundt cake… y os preguntaréis (o no): ¿Y dónde está el bundt cake? Pues muy fácil: esperando a convertirse en cake pops mañana mismo. Y es que ha sido un desastre absoluto, de esos que hasta te da vergüenza hacer foto… así que no la he hecho XD Ojos que no ven…
Pero de todos modos me apetecía hacer una entradita, aprovechando la llegada del frío y que es domingo. Y como cada domingo, mi casa se convierte en una panadería-pastelería. Mis padres se ponen a hacer pan para toda la semana, bizcochos para desayunar y magdalenas… ¡es como un ritual! Por eso he aprovechado para enseñaros esta receta de magdalenas tradicionales. Os aseguro que están deliciosas y que son tremendamente fáciles de hacer. Es posible que la primera vez no suban tanto, pero por eso os doy unos truquillos que espero os sean útiles, a mí me funcionan y creo que merece la pena compartir estas cosas. Las primeras veces que hice magdalenas (cuando tenía unos 7-8 años) fueron un desastre, un absoluto desastre… tanto que una vez me acusaron de querer usarlas a modo de arma blanca… ¡de lo duras que salieron! Pero gracias a mucho experimentar y a mi madre… ¡hemos dado con la receta perfecta! O por lo menos lo es para nosotras. Aquí os dejo 3 trucos que son infalibles, por lo menos para mí:

  • Es IMPRESCINDIBLE dejar reposar la masa el tiempo que pone en la receta y todas las veces que lo dice. Es más, si no tenemos prisa, podemos dejar reposar la masa hasta 2 horas y lo agradecerá.
  • Está totalmente PROHIBIDO abrir el horno los primeros 20 minutos del horneado. Solamente debemos abrirlo cuando estén doraditas, al gusto de cada uno: pero que no estén muy blancas, ni tampoco demasiado morenitas, aunque eso es una apreciación personal.
  • Ayuda mucho hacerse con un molde de aluminio recubierto de Teflon antiadherente, como el de la imagen de la izquierda. Se ponen las cápsulas de papel en cada hueco y se rellenan las cápsulas con la masa. Esto hace que las cápsulas de papel no se abran, permanecen las paredes rectas, y de este modo la masa sube hacia arriba y no hacia los lados. Este “molde” lo podemos encontrar en tiendas especializadas, en Makro, en Ikea, o incluso en ocasiones en Lidl, aunque yo me compré un par en un bazar chino por 2,50€ cada uno y me van perfectamente.
En este caso son magdalenas sin más, pero si queréis, hay muchas opciones para que estos dulces sean todavía más apetecibles. Podéis ponerle: un cuadradito de chocolate (negro, con leche o blanco) en cada cápsula de papel, mermelada de la fruta que más os guste, ¡o incluso algún fruto seco!
Ya no me enrollo más, espero que os animéis a probar la receta, que realmente merece la pena por lo fácil y rápida que es.

Receta de magdalenas tradicionales
Ingredientes (para unas 24 magdalenas aproximadamente)
250 gr. de harina
250 gr. de azúcar
75 ml. de aceite de girasol
125 ml. de leche entera
1 sobre de levadura química en polvo (como la de Royal)
4 huevos
1 cucharadita de agua de azahar (o la ralladura de un limón)
2 sobres de azúcar avainillado

Preparación

  1. Batir en un bol los huevos.
  2. Añadir poco a poco el azúcar, y seguir batiendo.
  3. Agregar el aceite, la leche y el agua de azahar. Batir hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Añadir la harina mezclada con el sobre de levadura y seguir batiendo.
  5. Una vez obtenida una masa suave y homogénea, dejar reposar durante 10 minutos aproximadamente, en el mismo bol donde la hemos hecho.
  6. Una vez transcurridos los 10 minutos, repartir la masa en los moldes de papel rizado (cápsulas), llenando los moldes a la mitad de su capacidad, aproximadamente. Nos podemos ayudar de una manga pastelera, de una cuchara para hacer bolas de helado o de dos cucharas soperas.
  7. Dejamos reposar unos 10-15 minutos más.
  8. Espolvoreamos cada una de las cápsulas con azúcar avainillado. Este paso es imprescindible para que quede la textura típica de las magdalenas tradicionales.
  9. Introducimos en el horno durante unos 20 minutos a 180º. Nota: no abrir el horno antes de los 20 minutos, ya que entonces impedimos que las magdalenas suban y alcancen el aspecto deseado.
  10. Las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que estén completamente frías.

Y ya está! Tendremos unas magdalenas riquísimas, suaves y esponjosas. Además, aguantan perfectamente una semana sin secarse. Eso sí: es mejor que las guardemos en una lata o en una bolsa de las típicas para congelar en un lugar “fresco y seco”, como todos estos tipos de dulces.

Gracias y… have a sweet day! 🙂

* Zaida.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. franpazir dice:

    Zaida, me gusta lo del agua de azahar. De hecho yo solo lo utilizo para el roso de Reyes, je,je..te han quedado fantásticas!!!!

  2. Gracias! Le da un toque buenísimo… nosotros se lo añadimos a casi todo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s