Käsekuchen: Tarta de queso alemana. O lo que es lo mismo, mi tarta favorita

La tarta de hoy es muy muy sencilla. Pero no por eso peor, ni mucho menos. Es una tarta de queso “especial”, porque se trata de mi versión personal de la Käsekuchen alemana. La tradicional lleva una tartaleta de pasta de galleta que la rodea, pero personalmente no me gusta y la he eliminado.
Lleva ingredientes algo diferentes. Así como la receta es fácil de elaborar, quizá cueste un poquito más encontrar todos los ingredientes que necesitamos, aunque ya veréis que os ofrezco alternativas para que todos la podáis hacer.
Además, es mi tarta favorita… no sé cómo he tardado tanto en dedicar una entrada del blog a esta receta. Ah,… sí!!! Sí que sé el por qué… ¡porque nunca llega de una pieza a la sesión de fotos de rigor! Y claro, así no se puede XD Os aseguro que es exquisita, y la mejor opción para cualquier día… por tooodos estos motivos:
  1. Es dulce pero no empalaga.
  2. Es suave, y se deshace en la boca.
  3. Es tierna y nada harinosa… ¡no lleva harina!
  4. Lleva queso y leche… eso es sano lo miréis como lo miréis XD
  5. Desprende un aroma a vainilla y queso indescriptible,… ¡y se queda por toda la casa!
  6. Es muy natural, casi no lleva ingredientes químicos… ¡ni siquiera levadura química!
  7. Podéis personalizarla como queráis: añadirle frutas, cambiar de mermeladas, añadirle pasas, etc.
  8. Puede convertirse fácilmente en una receta “light”, sustituyendo adecuadamente los ingredientes por los mismos pero bajos en grasa (también se puede sustituir el azúcar por edulcorante en polvo).
  9. Es bonita y resultona, siempre quedaréis bien.
Receta de Käsekuchen: Tarta de queso alemana
Ingredientes
1 vaso de leche
4 huevos
150 gr. de azúcar
500 gr. de queso batido (Lo encontrarás en Mercadona, Lidl,…)
1 sobre para Käsekuchen, Dr. Oetker (O para pudding, de Lildl o Royal)
1 chorrito de agua de azahar
 
Preparación
1. Separar en dos boles las claras de las yemas de huevo.
2. Batir las yemas de los huevos junto con el azúcar, la leche, el sobre especial, el agua de azahar y el queso batido. Mezclar hasta que resulte una masa homogénea.
3. En el otro bol, montar las claras a punto de nieve.
4. Una vez tengamos las claras a punto de nieve, agregar poco a poco a la otra masa con movimientos envolventes, evitando que se bajen las claras.
5. Preparar un molde con papel de horno, verter la masa en el molde.
6. Hornear a 175º durante 30 minutos aproximadamente, dependiendo del horno.
Nota: Es posible que necesite un poco menos para dorarse pero algo más para que esté hecho por completo. En ese caso podemos tapar el molde con papel de aluminio y así evitaremos que se queme por encima y se haga por dentro.
7. Sacar del horno y dejar enfriar por completo.
8. Desmoldar con cuidado y decorar con mermelada, gelatina o chocolate.
¡Y ya está! Os aseguro que el aroma a vainilla y yogur es increíble, espero que os guste.
Gracias y… have a sweet day! 🙂
* Zaida.
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. olalla dice:

    Me encanta esta tarta, me quedo en tu blog, espero que te quedes en el mioUn beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s